ORÍGENES DE LA DIABLADA

  • Omar Aramayo Cordero Universidad Alas Peruanas

Resumen

Los bolivianos se arrogan haber creado la Diablada. Nada más falso. Ningún historiador boliviano, antropólogo, o folklorólogo, podría precisar a ciencia cierta, cuándo, en qué momento preciso, en qué año, se produjo esta creación artística, supuestamente en Oruro. Ningún científico social, pero sí, seguramente un político o un grupo de comerciantes, con ansias de dividendos. Pero vayamos por partes y cucharadas, y veamos a la Diablada como traje, música, y danza; tres partes articuladas por una idea matriz, la concepción de lo infernal. Lo tormentoso diabólico, lo aterrador y horripilante, convertido en danza. La Diablada, como liturgia popular, pagana y catártica. Esto tiene dos partes: lo demoniaco que viene de España, del catolicismo, el terror utilizado por la evangelización, que no es invención boliviana. Nadie puede decir que los bolivianos inventaron el terror del infierno, lo grotesco, ni siquiera Alighieri con su portentosa imaginación podría reclamarlo, todo viene de la Biblia y de mitologías anteriores, de los demonios de Babilonia, del macho cabrío, del dios Pan, que aterrorizaba los bosques. La idea principal de la Diablada es europea

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.
Publicado
2019-04-26
Cómo citar
Aramayo Cordero, O. (2019). ORÍGENES DE LA DIABLADA. La Vida & La Historia, (6), 93-97. https://doi.org/10.33326/26176041.2017.6.416
Sección
Artículos